El vuelo en parapente biplaza es apto para todos los públicos, desde niños hasta personas mayores.

Se realiza con un parapente de mayor tamaño homologado para volar dos personas a la vez, en nuestro caso, un pasajero y un instructor titulado con amplia experiencia. Siguiendo las instrucciones del piloto y sin darte cuenta ya estarás volando.

La sensación de volar en parapente biplaza es muy suave y agradable. Es lo más parecido a ser un pájaro, volar sin ruido, notar el viento en la cara, y ver pasar el mundo a tus pies. Una vez lo hayas probado ¡querrás volver!